Beneficios que se pueden obtener de una actividad de coloreado de Mandalas.

Jean Routchenko, miembro de la red Marie Pré de profesionales de la pedagogía del dibujo centrado  nos explica los beneficios del coloreado con mandalas.

 

Antes de identificar los beneficios de una actividad de coloreado de Mandalas, creo importante explicar lo que representa esta forma centrada.

¿Qué es exactamente un Mandala?

Es un dibujo, simétrico o no, que se desarrolla a partir de un centro y dentro de una periferia cerrada. Esta forma inicial (centro + periferia cerrada) es el símbolo de la vida y de la organización de la vida. Está presente en la naturaleza desde lo micro hasta lo macro. Por ejemplo, si cortamos una fruta por la mitad horizontalmente, veremos que tiene un centro, una organización de sus semillas dentro de la carne del

fruto y una corteza o una piel que determina la periferia. Si observamos un átomo o una galaxia, veremos lo mismo. También, y es uno de los aspectos que estudiamos, es la célula: núcleo, citoplasma, membrana. Por extensión, representa nuestra primera célula, nuestra concepción, con todos sus mensajes y toda su organización. Al ser una representación de la naturaleza y de la vida, este símbolo está presente en todas las culturas, todas las épocas y bajo todas las latitudes. Desde el rosetón de nuestras catedrales hasta los mandalas budistas pasando por la “rueda de medicina” de los amerindios, el calendario azteca o Stonehenge, entre otros.

El Psicólogo Karl Gustav Jung, estudió y trabajó mucho con el dibujo centrado. Lo popularizó con su nombre en sánscrito: Mandala, que según una de sus traducciones quiere decir: pensamiento contenido en un círculo. Nosotros preferimos utilizar el término; dibujo centrado o forma centrada; para poner de manifiesto su carácter universal y laico, con todo nuestro respeto por los Mandalas budistas y de otras

religiones.

En sus trabajos, Jung se dio cuenta que la expresión gráfica espontánea en esta forma centrada facilitaba la introspección y permitía la expresión de todo el contenido de la psique de la persona en ese momento. Se puede decir que es como una radiografía de la psique. Y desde la neuropedagogía, se verificaron los efectos reveladores y desestresantes que tiene una actividad con el dibujo centrado.

¿Qué beneficio realmente se pueden obtener?

El primer beneficio que se obtiene, ya al poco tiempo de iniciar una actividad de coloreado, es el silencio interior.

Este silencio interior es generador de bienestar. “Estoy conmigo mismo, haciendo a mi ritmo, algo placentero”.

Con este silencio interior, la persona ya no se encuentra a la merced de todas las solicitudes exteriores y se recentra fácilmente y reconecta con su esencia y su Ser auténtico.

Como animador de actividades de coloreado de mandalas, siempre me ha fascinado, el profundo silencio que se establece cuando las personas pintan y como poco a poco, los rostros se relajan y aparecen expresiones de bienestar y de satisfacción.

Al no ser una actividad de plástica, poco importa que la persona sepa o no pintar, siempre los mandalas coloreados son preciosos. Y esto revaloriza a las personas. “Aunque no sea un artista, puedo crear belleza”. Y, si además saben que es el reflejo de su ánima, pueden ver y sentir la belleza de su alma. Un dia una participante en un taller me dijo: “para mí, pintar mandalas es como si le estuviera

dando una caricia a mi alma”.

Desde la neuropedagogía, se observó que esta actividad rebaja el nivel de estrés de las diferentes partes de nuestro sistema cerebral central. Y también, al ser una actividad que solicita las habilidades de ambos hemisferios cerebrales, es un ejercicio de “rehabilitación” cerebral que facilita a las personas el reencuentro con la forma natural y ecuánime de tratar las informaciones procedentes de las interacciones con el entorno. Por eso, muchas personas después de un simple coloreado se encuentran en paz, calmadas y tienen una visión menos aterradora de su entorno.

Aunque no se utilice como actividad terapéutica, el simple coloreado de Mandala tiene reconocidos efectos terapéuticos: silencio interior, introspección, liberación del estrés, relajación, aumento de la autoestima, recentrado, reconexión con el ser profundo, paz, armonía y tranquilidad.

En un marco terapéutico, se utiliza el aspecto revelador del “pensamiento contenido en un círculo”. De esta manera, se obtiene informaciones sobre la manera de procesar las informaciones, se encuentran los traumas que deforman la visión de la realidad y generan estrés. Esto facilita poder encontrar el origen de estos traumas para sanarlos y mejorar su bienestar.

Me permito recalcar que los efectos de un coloreado de Mandala son diferentes de los de una creación. Las activaciones cerebrales son diferentes y pueden dar lugar a estrés. Por eso, recomiendo que esta última actividad se realice siempre acompañado. Esto, con fin de poder comentar, compartir y liberar las emociones que pueden surgir en la fase de creación.

 

Jean Routchenko (Saludable-mente.org – Barcelona, febrero 2017)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *